jueves, 28 de septiembre de 2017

Arroz integral con setas y calabacín

¡Hola Cocinillas! 

Qué os parece inaugurar el otoño con una receta sana, sabrosa y facilísima. El utilizar arroz integral fue por pura curiosidad, sólo lo había cocinado una vez y como acompañante así  que tampoco le saqué todo el partido y os tengo que decir que aunque tarde un poco más en hacerse que un arroz blanco, merece mucho la pena. El sabor no variará mucho pero le da una textura más agradable y además contrarestará el efecto astringente del arroz por la fibra que lleva.En este casó decidí utilizar calabacín y setas porque las setas se me iban a echar a perder y el calabacín era del huerto de un familiar así que teniendo un ingrediente tan fresco había que aprovecharlo. 




INGREDIENTES:

1/2 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 calabacín grande
1/4 kg de setas
1 vaso de arroz integral (cualquier tipo de arroz sirve)
750 ml de caldo de verduras
1 cucharada de mantequilla (mejor si es a temperatura ambiente)

PREPARACIÓN:

  • Primero pelamos y picamos la cebolla y el ajo en trozos pequeños y los incorporamos a una sartén amplia y honda para sofreirlos. Os recomiendo tenerlos a fuego medio-bajo o bajo para que no se os queme ni se os haga demasiado rápido.
  • A continuación vamos pelando y cortando el calabacín en daditos. Si queréis podéis comerlo con la piel bien lavada, a mí personalmente para este plato no me convence la textura pero podéis hacerlo. 
  • Lavad y cortad las setas. Yo en este caso sólo las laminé. 
  • Cuando la cebolla y el ajo estén a medio camino de estar en su punto incorporamos el calabacín y subimos el fuego . Lo sofreímos un poco y echamos las setas, esta vez utilizad el fuego alto para que los champiñones no suelten tanta agua y se frían más que cocerse. 
  • Cuando todo esté sofrito echamos el arroz, mezclamos y damos un par de vueltas para que adquiera los sabores de las verduras. 
  • Ahora vertemos suficiente caldo de verduras casi hirviendo hasta cubrir el resto de ingredientes. Bajamos el calor a medio y vamos removiendo para que no se pegue. Id vertiendo caldo conforme se vaya evaporando, como en un risotto. 
  • Id probando el arroz de vez en cuando para controlar cuánto caldo echáis o en caso de estar listo subir el fuego para que se evapore rápido. Al final tiene que quedar jugoso pero no chorreante. En ese momento apagad el fuego y añadid la mantequilla cortada en tres o cuatro trozos. Removed bien para que se derrita y se vaya mezclando. 
Estas cantidades dan para dos personas. Si queréis para presentarlo podéis espolvorear un poco de perejil. por encima. La cantidad de caldo depende mucho del tipo de arroz que utilicéis, pero más vale pecar por precavidos y que os sobre un poco que podéis tomar otro día a modo de sopa a que os falte. Si queréis convertir este plato en vegano podéis sustituir la mantequilla por un chorrito de alguna leche vegetal o direcatemente prescindir de este paso, aunque siempre es recomendable para darle más cremosidad. Si por el contrario queréis añadirle un toque de carne el jamón serrano siempre es un aliado buenísimo de los risottos. Como veis es muy sencillito, está delicioso y además es súper saludable. 






¡BUEN PROVECHO!

martes, 25 de julio de 2017

Crumble de fresas, strawberry crumble pie

¡Hola Cocinillas!

Sé que en verano da una pereza terrible encender el horno pero os aseguro que este postre merece la pena. Estoy segura de que recordaréis la clásica crumble de manzana que hizo Goyo hace un tiempo. Esta vez yo me he decantado por las fresas porque me encantan las fresas cocinadas y porque cuando lo hice era marzo y estaban a un precio más que razonable. Me basé en una receta de Eva Arguiñano a la que modifiqué un par de cositas y doblé las cantidades para que fuera para ocho personas. Por cierto, pido perdón por las fotos que son horribles. 

INGREDIENTES


  • Unas 40 fresas
  • 200 gr de mantequilla
  • 100 gr azúcar avainillado
  • 150 gr de azucar
  • 1 1/4 cucharada de canela
  • 300 gr de harina

PREPARACIÓN


  • Primero lavad las fresas y cortadlas por la mitad. A continuación ponedlas en la fuente que vayáis a utilizar y espolvoread un poco de azúcar para que vayan macerando.
  • Para hacer la masa tenéis que mezclar la harina, los dos azúcares, la canela y la mantequilla. Esto va a resultar más fácil si la mantequilla está a temperatura ambiente y mezcladlo todo con las manos hasta que queden como migas. Un truco para hacer este paso con niños es decirles que hagan "cosquillas" a la mantequilla con el resto de ingredientes
  • Ahora extiende las "migas" sobre las fresas en introduce el recipiente en el horno previamente calentado a 200 grados. Estará listo en 15 o 20 minutos.

La cantidad de este plato puede variar bastante según la fuente que tengáis para el horno. Yo la hice en una fuente más bien mediana. Podéis acompañarla de una bola de helado, un chorro de salsa de chocolate... Otra opción que podéis hacer es agregar a las migas almendras laminadas o la ralladura de medio limón para añadir un toque refrescante. No puedo dejar de recomendaros que hagáis este plato, mis amigos lo consideran la mejor de mis recetas de repostería y la verdad es que la fresa blandita con la masa crujiente y una bola de helado derritiéndose por encima es simplemente irresistible. 


martes, 4 de julio de 2017

Batido de nocilla

¡Hola Cocinillas!

¿Cómo está yendo el inicio del verano? Nosotros seguimos como siempre, cocinando mucho y publicando poco, pero a modo de compensación aquí os traigo una receta facilísima que cualquiera puede hacer y aparte de quedar buenísimo también está fresquísimo, que con estas temperaturas se agradece mucho. Esta receta surgió porque el otro día vinieron unos amigos a comer y como hace un par de semanas compramos un tarro de nocilla porque el vaso es monísimo y no quería terminar comiéndomela yo sola a cucharadas decidí utilizarla para el postre y compartir calorías. Os dejo la receta para que vosotros también la disfrutéis:

INGREDIENTES:

  • 750ml de helado de vainilla (el de nata también debe de quedar bien)
  • 4 cucharadas muy generosas de nocilla o cualquier otra crema de cacao y avellanas
  • 1 vaso de leche (250 ml)

PREPARACIÓN:

  • Metemos todos los ingredientes en una jarra o cuenco muy amplios, es decir, que no llegue a llenarse del todo.
  • Lo batimos todo con la batidora hasta que queda una mezcla homogénea y ya está. 

Con estas cantidades sale un litro de batido, para mi gusto el sabor fue bastante intenso, creo que la próxima vez o no seré tan generosa con la nocilla o le echaré más leche. En cuanto a la textura, es bastante espeso pero se puede sorber bien con una pajita, eso sí, una normal y recta. No utilicéis una de esas pajitas que dan un montón de vueltas porque se os va a calentar antes de que llegue a vuestra boca. Si lo vais a beber más tarde lo podéis dejar en la nevera para que conserve el fresquito aunque tendréis que removerlo antes de servir. Como siempre, podéis variar las cantidades según vuestros gustos y os recuerdo que también tenemos la receta de batido de oreo y de fresas, para que el verano se pase más fresquito.


¡Buen provecho!