miércoles, 30 de marzo de 2016

Redondo de ternera al horno

¡Hola Cocinillas!

Hoy os traemos otra receta de celebración. El tipo de comida que hacer para que tus familiares o amigos te alaben como cocinero y quieran llevarse tuppers a reventar. En este caso le tengo que agradecer a mi madre que me enseñara esta forma de cocinar la ternera y que por una vez me apuntara las cantidades más o menos exactas y no el cómo tú veas, lo que necesite, lo justo... Además, es extremadamente sencilla hasta un principiante puede hacerla y hacerse pasar por chef experto. Quizás el único inconveniente es que el redondo de ternera es caro, depende de donde compréis pero puede llegar a costaros a euro el kilo. Así que si queréis hacerlo pero no gastaros demasiado dinero también podéis probar con el cerdo, eso sí, controlad los tiempos de horneado porque al ser más pequeño se hará antes. De todas formas, os recomiendo que para una celebración os rasquéis el bolsillo y compréis ternera, de verdad que merece la pena. 

INGREDIENTES:


  • 2 k de redondo de ternera.
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • 2 puerros
  • 1 vaso de vino blanco
  • 3/4 l de caldo de carne


PREPARACIÓN


  • Primero retiramos la grasa del redondo, también le podéis pedir al carnicero que haga este paso. Lo salpimentamos y después pasamos el redondo por una sartén para sellarlo, volteadlo para que se marquen todas las caras. Lo tenéis que dejar el tiempo justo para que la carne adquiera color pero no se cocine por dentro. 
  • Dejamos el redondo en una fuente de horno y vamos pelando y troceando las verduras para dejarlo en la bandeja a los lados de la carne. También las salpimentamos un poco. 
  • Añadimos el vaso de vino, el caldo de carne y la grasilla que haya soltado el redondo en la sartén y lo metemos en el horno a 250º durante unas dos horas. Id dándole la vuelta cada media hora para que se haga bien por todos los lados y regadlo con el caldo. Sabréis que está hecho haciendo un pequeño corte, si el interior sigue rosado continuad con el horneado. 
  • Una vez fuera del horno dejad que todo se enfríe. De hecho lo recomendable es hacerlo de un día a otro. Sólo queda triturar las verduras junto con el caldo para obtener la salsa y cortar el redondo en rodajas. Podéis calentarlo bien individualmente en el microondas o dejándolo en el horno a unos 150º unos 30,40 minutos. 

Las cantidades son justas para 10 personas. Ya sé que me diréis que 2 k de carne para 10 persona es demasiado pero tened en cuenta que sólo en grasa se puede ir fácilmente medio kilo, que la ternera siempre reduce su tamaño al cocinarse y que seguro que todo el mundo querrá repetir. Aunque la salsa esté hecha con verduras os aconsejo que lo sirváis con una buena ensalada y por supuesto con pan para apurar la salsa. Cómo veis es una receta extremadamente sencilla y al estar hecho en el horno también es muy sana. Esperamos que os guste tanto como a nosotros.


¡Buen provecho!

jueves, 24 de marzo de 2016

Torrijas con almíbar

¡Hola Cocinillas!

¡Ha vuelto la época de torrijas! La verdad es que aunque este año la semana santa haya caído bastante pronto ya teníamos unas ganas increíbles de disfrutar de unos días de vacaciones, de comidas con los amigos o familiares y de esas sobremesas eternas con Ben-Hur de fondo y torrijas en la mesa. 

INGREDIENTES:

Para las torrijas:
  • 1 barra generosa de pan del día anterior, pan especial para torrijas o pan brioche
  • 1 l de leche
  • 1  piel de limón
  • 1 canela en rama
  • 2 huevos
  • aceite de girasol (para freir)

Para el almíbar:
  • 1/2 k de azúcar
  • 1 1/4 l de agua
  • 1 piel de limón
  • 1 canela en rama
  • 1 cucharada de miel


PREPARACIÓN

  • En un cazo ponemos la leche, el limón, el azúcar y la canela hasta que esté a punto de romper a hervir y retiramos. Os aconsejo que vertáis la leche en una ensaledera porque así os será más sencillo mojar el pan y se enfriará antes. Podéis probar también a echar una cucharada de café soluble, una cucharadilla de vainilla, piel de naranja...
  • Esperad a que la leche se enfríe un poco para no quemaros y tened preparados un plato hondo con huevos batidos y la sartén con el aceite. Cuando el aceite esté caliente y la leche cálida pero no quemando mojamos las rebanadas en la leche, las pasamos por el huevo y las freímos en el aceite. También podéis utilizar aceita de oliva suave pero la verdad es que en mi familia preferimos el de girasol para frituras ya que respeta más el sabor del alimento. 
  • Para hacer el almíbar sólo tenéis que poner a fuego medio-bajo todos los ingredientes e ir removiendo. Cuando el agua vaya adquiriendo un tono dorado y se vaya espesando un poco estará listo. 
  • Por último sólo tenéis que colocar las torrijas en una fuente y derramar el almíbar sobre ellas. 
Si el almíbar os ha salido bien podréis dejarlo en un tarro o botellita y no se os solidificará, siempre estará listo para comer. La preparación de las torrijas es igual a la que publicamos hace un par de años y que podéis ver aquí. Sin embargo, el almíbar le da un toque especial y además podréis utilizarlo en más recetas. Bueno cocinillas, disfrutad de estos días y ya sabéis ¡a cocinar!



¡Buen Provecho!

PD: Perdón por la foto, quería hacer una más decente pero el apetito voraz de mi familia me lo impidió. Si hago más torrijas en lo que queda de semana santa subiré una foto más en condiciones. 



viernes, 18 de marzo de 2016

Tarta Saint Honoré

¡Hola Cocinillas!

Ya sabéis que a mí me encanta la repostería francesa y tengo que reconocer que de todas las tartas que he probado la tarta Saint Honoré es mi favorita y que conste que también me vuelve loca el tiramisú y la tarta de Santiago, pero es que la Saint Honoré es perfecta, Os voy a confesar que normalmente no hago el relleno propio de esta tarta, eso se debe a que aunque el sabor es buenísimo la textura no me termina de convencer así que siempre hago medio litro de crema pastelera y medio litro de nata montada. Y por cierto, según los franceses Saint Honoré es el santo de los pasteleros así que ¿por qué no honrarle con su tarta?





INGREDIENTES:

Pasta Choux:
  • 140g de harina
  • Una pizca de sal
  • 4 huevos ligeramente batidos
  • 300 ml de agua fría
  • 115 g de mantequilla cortada en dados

Para la crema pastelera:
  • 1/5 l de leche
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 canela en rama
  • 125 g de azúcar
  • 40 g de maizena
  • 4 yemas de huevo

Para la nata:
  • 1/5 l de nata para montar
  • 200 g de azúcar glass
Para el caramelo:
  • 225 g de azúcar
  • 100 ml de agua

PREPARACIÓN:

Pasta choux:

  • Pon el agua y la mantequilla en un cazo a fuego alto. Cuando rompa a hervir añadid el azúcar y la sal. Bajad el fuego y removed bien hasta que quede una mezcla uniforme. Dejad que enfríe durante 10 minutos.
  • A continuación se integran los huevos uno a uno hasta que la mezcla sea suave pero firme. Puede que no necesitéis todos los huevos, de hecho a mi me fue bien con 3. Para este paso os recomiendo utilizar unas varillas eléctricas, si no tenéis utilizad las varillas normales o una cuchara de madera. Envolved la masa en papel film un poco enharinado y dejadlo reposar por 30 minutos.

Crema Pastelera:

  • Con un cuchillo haced un corte longitudinal a la vaina de vainilla sin partirla en dos sólo lo justo para poder abrirla bien. Una vez que la abráis raspad con el cuchillo para extraer las semillas y echádselas a la leche. Poned la leche, las semillas de vainilla, la vaina y la rama de canela al fuego, llevadlo a ebullición y lo retiráis dejando que repose.
  • En un recipiente aparte mezclamos el azúcar, la maizena y las yemas de huevo. Una vez que la mezcla es homogénea vamos añadiendo poco a poco la leche, removiendo siempre.
  • Cuando todo esté integrado lo volvemos a pasar al cazo y lo ponemos a fuego suave sin dejar de remover hasta que espese.

Nata montada:

  • Es importante que el recipiente donde vayamos a hacer la nata así como la nata estén fríos, por eso recomiendo poner el recipiente en el congelador y la nata en la nevera al menos una hora antes de empezar. Si la váis a montar a mano utilizad un recipiente de cristal para que esté siempre en agua con hielos para mantener la nata fría. Si preferís las varillas eléctricas no es necesario este paso ya que se monta mucho más rápido, eso sí, tened cuidado de no batir demás que se os termina cortando.
  • Mezclad la nata con el azúcar y batid hasta que se monte. Si no estáis seguro de si se ha montado o no podéis ir volcando el recipiente, si la nata se mueve no está montada. 

Caramelo:

  • Poned a calentar a fuego medio-bajo el azúcar y el agua hasta que se dore y adquiera una textura pegajosa. Tened mucho cuidado de no quemaros con el caramelo. Sé que suena un poco a advertencia de abuela pero tened en cuenta que el caramelo se os pegaría a la piel por lo que la quemadura sería muy dolorosa y bastante aparatosa. 
Montaje de la tarta:

  • Colocad la base de masa quebrada en una bandeja de horno, pinchadla con un tenedor y con la pasta choux y una manga pastelera haced un anillo justo en el borde de la base. Hornead durante 30 minutos en el horno a 200º. 
  • A continuación con la manga pastelera haced círculos de pasta choux, de unos 4 cm de diámetro más o menos y horneadlos durante 20 minutos, también a 200º.
  • Una vez que tengáis los profiteroles haced un agujero en su baso con una boquilla de manga pastelera y rellenadlos, bien con crema o con nata. Seguidamente pincelad el anillo de la base con el caramelo y colocad los profiteroles encima Podéis bañar el profiterol en caramelo con cuidado de no quemaros. Por último rellenamos el centro con dos capas de lo que nos quede de la nata montada y de la crema pastelera. Si queréis podéis utilizar el caramelo para adornar la tarta. 


Como veis es una receta laboriosa pero merece la pena, está buenísima y da mucha satisfacción ser capaz de hacer una receta de alta repostería. Por cierto, seguramente os va a sobrar o bien nata o crema pastelera así que o reducís un poco las cantidades o tened prevista otra receta para aprovechar los restos. Por cierto, ya había publicado otra receta para la crema pastelera pero la verdad es que esta es mucho más sencilla de hacer y es más difícil que salgan grumos. En fin cocinillas, espero que os guste tanto como a mí.


¡Buen provecho!