jueves, 22 de octubre de 2015

Lubina con jamón al horno

¡Buenas Cocinillas!

Hoy os traemos una manera de cocinar las lubinas fácil con ingredientes que todos tenemos y que además les da un sabor buenísimo. Si os digo la verdad yo al principio quería comer filetes de lubina a la plancha así que cuando me encontré en casa con dos lubinas enteras (bueno, sin tripas) mirándome fijamente recordé que ya había probado la trucha rellena de jamón en casa de mi hermana e improvisando me salió una receta de lo más socorrida. Eso sí, tengo que cambiar de pescadero. 

INGREDIENTES:


  • 2 lubinas limpias (sin tripas)
  • 2 lonchas de jamón o un paquete de taquitos de jamón, unos 90gr
  • 1 patata grande o 2 pequeñas.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 pimiento
  • sal
  • aceite de oliva

PREPARACIÓN

  • Primero peláis, laváis y cortáis las patatas en rodajas finas, como para hacer tortilla. Idlas colocando en el fondo de una fuente apta para el horno.
  • Cortad la cebolla en juliana (a tiras) y el pimiento en aros o trozos más pequeños. No os olvidéis de quitarle la primera capa a la cebolla y de limpiar el pimiento de semillas. Colocad la cebolla y el pimiento repartido por toda la fuente.Salpimentad y añadid un chorro de aceite de oliva.
  • Limpiad las lubinas, echad un poco de sal y si queréis pimienta en la apertura y rellenadlas con los taquitos de jamón. A continuación, colocad las truchas en la fuente y repartid el resto de los taquitos de jamón. Echad otro chorrito de aceite de oliva e introducid la fuente en el horno previamente calentado a 200º durante unos 30 minutos. Con este tiempo de cocción la cebolla y el pimiento quedan un poco crujientes, si os gustan más blandos meted la fuente sin las lubinas unos 10 minutos y después les ponéis las truchas y ya si que lo dejáis durante media hora. 
Las cantidades son para dos personas, también podéis añadir un chorrito de vino blanco, limón, sustituir el jamón por el bacon, añadir tomate... Como siempre, podéis experimentar con varias combinaciones de ingredientes. Como véis, comer sano y rico no es tan difícil y os sirve tanto para comida como para cena. 


¡Buen provecho!

domingo, 18 de octubre de 2015

Pastelitos de limón de Sansa

¡Buenas Cocinillas!

Hoy os traigo una receta de un libro basado en la comida de Canción de hielo y fuego del que ya os hablé en esta receta de huevos cocidos al té. Esta vez os traigo los famosos pastelitos de limón que tanto le gustan a Sansa, Si os soy sincera, me espera algo parecido a un bollito con un relleno de crema de limón, algo un tanto francés, sin embargo, las autoras nos proponen una pasta que está a medio camino entre una galleta y un bizcocho. La receta es de finales del siglo XVIII. Yo la he modificado un poco para potenciar el  sabor a limón y la verdad es que han quedado de rechupete. 

INGREDIENTES:


  • 350 gr de harina
  • 1/2 kg azúcar
  • 90 gr mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 yemas
  • 2 limones rallados
  • El zumo de un limón pequeño.
Glaseado
  • 40 gr de azúcar glas
  • 1 y 1/2 de leche
PREPARACIÓN:
  • Empezamos mezclando los ingredientes secos y los húmedos en dos recipientes distintos. Una vez que todo está bien mezclado, verted los ingredientes húmedos en el bol de los secos. 
  • Cuando la masa se separe de las paredes y esté ligeramente pegajosa (un pelín pegajosa) haced bolitas pequeñas, de unos 3cm de diámetro y ponedlas en una bandeja o bien engrasada o bien con papel de horno para que no se pegue. Dejad espacio entre las bolitas porque en el horno se expanderán. Metedlas en el horno precalentado a 180º durante 15-20 minutos. No esperéis a que se doren porque entonces estarán durísimas. 
  • Para el glaseado mezclamos el azúcar con la leche y lo echamos encima de las pastas cuando estén frías. 
Cómo veis es sencillísimo hacerlos y el sabor no te defraudará. Esta receta da para unos 35-40 pastelitos, depende de los grande que los hagas y aunque sea evidente os recuerdo que si los hacéis más grandes tendréis que aumentar el tiempo de horneado pero no dejéis que se dore porque entonces no les podréis hincar el diente de lo duros que estarán. Yo personalmente, las prefiero sin el glaseado pero a un par de amigos les ha encantado así que lo he incluído.  Por último recomendaros que los acompañéis de una buena bebida caliente ya sea té, café o leche estas pastas son perfectas para la merienda. 


lunes, 5 de octubre de 2015

Magdalenas de chocolate fondant (o muffins de chocolate fondant)

¡Hola, cocinillas!
Hoy traemos una creación propia, hartos de buscar, insatisfactoriamente, una receta de magdalenas de chocolate que permitiera usar esas tabletas (o medias tabletas) de chocolate fondant que se acumulan en casa, sin ocasión de usarlas antes de que caduquen. Nos pusimos manos a la obra y, a partir de los ingredientes básicos, logramos las cantidades perfectas para hornear las magdalenas de chocolate más jugosas, chocolateadas ¡y hasta cremositas! que hayamos comido últimamente.
Emplear un chocolate, como el fondant, que en principio es de cobertura, para hacer muffins de chocolate, resulta un gran acierto, porque se consigue una textura donde el chocolate permanece cremoso y la masa jugosa tras el horneado. Además, la grasa propia de este chocolate de cobertura hace que necesitemos usar menos margarina o mantequilla en su elaboración. Y, además, si el chocolate de cobertura o fondant no llevase componentes lácteos, puedes emplear la margarina y obtendrás unos muffins aptos para intolerantes a la lactosa o alérgicos a la proteína de la leche.
A continuación, os contamos las receta para aproximadamente 10 magdalenas:

INGREDIENTES:
  • 80 gr de harina.
  • 75 gr de azúcar blanco.
  • 100 gr de chocolate fondant.
  • 3 huevos medianos.
  • 75 gr de margarina o mantequilla.
  • 1 cucharita (de las de café), colmada, de levadura en polvo.
  • Pepitas de chocolate negro al gusto.
ELABORACIÓN:
  • Derretimos en un bol el chocolate en el microondas (o en un cazo al baño maría al fuego) con cuidado de que no se queme, removiendo constantemente, y lo mezclamos con la margarina o la mantequilla que ayudará a derretirlo.
  • En otro bol mezclamos la harina (mejor si la tamizamos con un colador) con la levadura y el azúcar.
  • Cuidando que la mezcla de chocolate y margarina no esté muy caliente, añadimos ahí los tres huevos bien mezclados y, además, la mezcla del bol de la harina, azúcar y levadura. Mezclamos muy bien hasta que quede bien integrado, haciendo movimientos envolventes.
  • Ponemos las cápsulas en una bandeja de cupcakes (salen unas 10 unidades) y llenamos hasta la mitad cada cápsula con la mezcla. Después añadimos sobre cada cápsula pepitas de chocolate negro al gusto y terminamos de llenar las cápsulas hasta los 2/3, aproximadamente, de su capacidad.
  • Por último, decoramos la parte de arriba con más pepitas de chocolate al gusto. 
  • El horno debe estar precalentado sobre los 130º C arriba y abajo, introducimos la bandeja de magdalenas y subimos hasta los 180º C. Horneamos 20- 30 minutos. Pinchamos con un palillo y si no sale manchado están listas.
¡¡Y este es el resultado!! Podemos ponerlas a enfriar sobre una rejilla.

 Y aquí tenéis el corte, para que veáis cómo queda por dentro. Como veis, el bizcocho es muy esponjoso:
¡Buen provecho!