sábado, 25 de agosto de 2012

Cupcakes de vainilla con buttercream avainillado

¡Hola cocinillas!
El pasado 8 de agosto Yuki y yo, o Goyo y yo, (esta entrada es conjunta de los dos) asistimos a un curso de decoración de cupcakes en la  Escuela de Cocina La Opípara, que se encuentra en el Mercado de Torrijos, en la madrileña calle del General Díaz Porlier, al ladito del metro de Goya. Fueron 3 horas en las que nos lo pasamos genial. Nos enseñaron  cómo decorar con buttercream y con foundant, con algunos sencillos trucos para el manejo de moldes y cortapastas, rodillos con texturas, pinturas y tintes comestibles... Total, que llevamos nosotros unas deliciosas magdalenas tipo cupcake de vainilla y allí las decoramos. Esta receta es especial de cupcakes. ¿En qué se diferencian los cupcakes de las magdalenas convencionales? Su receta cambia en algunas cosas. Eso nos ocupará alguna entrada en el futuro seguramente. 
A continuación os vamos a revelar la deliciosa receta de los cupcakes de vainilla que hicimos para decorar en el curso y, después, os diremos cómo hacer el buttercream para decorarlos, ya que el foundant lo mejor es comprarlo ya hecho y jugar a teñirlo para obtener tonalidades. Se puede obtener también fundiendo nubes de azúcar, pero os puede salir incluso más caro y es muy difícil que no quede fatasl de los fatales, así que mejor comprarlo de alguna tienda y decorar con él según vuestra imaginación.
De todos modos, hoy nos centraremos en hacer riquísimos cupcakes con su correspondiente delicioso buttercream y, al final, os enseñaros nuestras decoraciones personales que creamos en el curso al que asistimos.
Ahí van las recetas...


Cupcakes de vainilla:

INGREDIENTES:
  • 150gr harina
  • 150 gr azúcar
  • 150 gr mantequilla a temperatura ambiente.
  • 2 huevos grandes (o 3 medianos, id viéndolo a ojo).
  • 1 cucharadita de levadura (medio sobre).
  • 1 cucharada aroma de vainilla o de azúcar avainillada. Si tenéis extracto de vainilla ponedle sólo una cucaradita.

PREPARACIÓN:
  • Batir la mantequilla y el azúcar hasta que esté cremoso.
  • Añadir los huevos y el aroma de vainilla.
  • Incorporamos la harina y la levadura. Algunos tamizan la harina pero yo creo que queda más o menos igual.
  • Rellenamos los moldes de los cupcakes hasta unos 2/3. Lamento decirlo pero para que las cápsulas de papel no se abran necesitamos un molde de silicona o de metal. Los hay muy variados.
  • Metemos en el horno que estará previamente calentado a unos 180-190º durante unos 15 minutos. 

Esta es la receta básica, a partir de ella podéis obtener distintos sabores con otros aromas o con ralladuras Estas cantidades son para 12 cupcakes. Cada horno es un mundo así que al principio os costará pillarle el punto para que queden firmes, de hecho yo aún estoy intentando que me quede el copete como Dios manda. Os voy a dar dos consejos básicos en cuanto a repostería:

  1. ¡NUNCA ABRÁIS EL HORNO ANTES DE TIEMPO! Es decir, hasta que no queden un par de minutos para que termine el tiempo de horneado no abráis el  horno porque entonces se os desinfla el bizcocho que estéis haciendo.
  2. Para comprobar que un bicocho ya está hecho lo pinchamos con un palito de madera. Si vemos que sale seco es hora que retirar el bizcocho del horno. Si os sale con algunos grumitos pegados pero más seco que húmedo mejor que mejor, porque entonces estará jugosillo. 

Buttercream de vainilla:

INGREDIENTES:
  • 250 gr. de mantequilla.
  • 300 gr. de azúcar glas. (Un bote)
  •  Tubo de esencia de vainilla.
  • Ingredientes opcionales: Si la mezcla no os adquiere la consistencia que debería para luego usarla en la manga pastelera, o para sustituir parte de la mantequilla: crisco (grasa alimentaria). Si la mezcla, por el contrario, os queda demasiado espesa o dura: nata para montar, echáis un poco y se rebaja el espesor.
PREPARACIÓN:
  •  Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente de 15 a 20 minutos, la echamos a la batidora y batimos para que empiece a hacer crema.
  • Vamos echando poco a poco el bote de 300 gramos de azúcar glas. Añadimos unas gotas de esencia de vahinilla. Si queremos que tome color, unas gotitas del colorante que nos guste. Si queremos hacerlo de sabor chocolate echaríamos 2 cucharadas de chocolate en polvo sin azúcar, restándole esa cantidad de azúcar para compensar.
  • Una vez se haya mezclado todo y haya montado podéis rellenar una manga pastelera con la boquilla que prefiráis y decorar vuestro cupcake. También podéis mancha la manga pastelera con algún colorante en lugar de teñir el butercream directamente, que fue lo que hicimos nosotros en el curso.
  • Introducir el buttercream en una manga pasteleta y ¡a decorar! 

Bueno, y ahora para finalizar os queremos enseñar las fotos de cómo nos salieron a nosotros los nuestros, cómo los decoramos, no sólo con butercream sino con foundant. Para teñir nuestro buttercream manchamos con colorantes azul y verde la manga pastelera antes de introducir el buttercream. ¡Estaban deliciosos!

Echadles un vistazo:


¡Buen provecho!

P.D.: Los cupcakes de Goyo son los seis de la izquierda y los de Yuki los cinco de la derecha.

martes, 14 de agosto de 2012

Galletas 'cookies' con chips de chocolate

¡Hola, cocinillas!

Hace tiempo que quería compartir con vosotros esta receta de cookis con chips de chocolate, que he ido personalizando a partir de una que me pasó Yuki. Quedan unas galletas deliciosas y no son tan engorrosas de hacer como otras. Veréis que os voy a ir dandon unas pautas muy explicadas para que sorteéis los pequeños problemas que me iban surgiendo a mí, pero no os asustéis, que es una receta muy sencilla.


INGREDIENTES:

  • 125 gr. de mantequilla o margarina.
  • 200 gr. de azúcar blanquilla.
  • 2 huevos, tamaño mediano.
  • 350 gr. de harina.
  • Aroma o esencia de vainilla.
  • Bicarbonato.
  • Tableta de chocolate o, en su defecto, una bolsa de chips de chocolate.
  • Nueces.


ELABORACIÓN:

  • En un bol ponemos los 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (cremosa); si todavía no tiene temeratura de crema, podéis acelerar el proceso metiéndola 10 segundos en el microondas, no más, porque no queremos que quede líquida. Añadimos los 200 gr. de azúcar y vamos mezclando con una cuchara de madera o varilla hasta que quede una mezcla cremosa. 
  • Añadimos los dos huevos y mezclamos bien de nuevo. 
  • Añadimos dos cucharadas soperas de aroma de vainilla que integramos en la mezcla. Va un poco al gusto de cada uno, si no os gusta mucho la vainilla podéis echar un chorrito más pequeño, u optar por no echarla. Es algo cara, así que tampoco comviene derrocharla, pero aporta un sabor especial y mejor, por lo que, en mi opinión, es indispenseble para unas buenas galletas.
  • Vamos echando la harina poco a poco y la vamos integrando y una pizca de bicarbonato sódico, que aquí sustituye a cualquier levadura. La cantidad de harina es orientativa, a veces se necesita algo menos y otras veces un pelín más, dependiendo de lo húmeda que esté la masa, ya que no todos los huevos son iguales de grandes ni siempre echamos la misma cantidad de esencia de vainilla. Además, hay gente que le gustan las galletas más dulces y si echa más azúcar luego necesita menos harina. Lo que tenéis que conseguir es el punto en el que la masa no se os pega a las manos , pero no mucho más, ya que si os pasáis con la harina no van a estar buenas de sabor. En todo caso, entre 325 y 350 gramos de harina suele ser suficiente.
  • Cortamos la tableta de chocolate, dividiendo sus onzas en trozos generosos a modo de chips y los echamos a la masa. Si ya habéis comprado los chips preparados no hace falta  nada más que los añadáis.  Y añadimos también las nueces previamente bien troceadas. Echarle nueves u otros frutos secos, como avellanas, es opcional tambien, pero os va a encantar encontraros estos trocitos. Removed bien para que los trocitos queden perfectamente repartidos.
  • Precalentamos el horno a 180º, arriba y abajo. Hacemos pequeñas bolitas y las repartimos por la bandeja, dejando una separación para que luego al crecer no se peguen unas con otras. aunque parezca sorprendente la forma característica de las cookies la van a ir cogiendo poco a poco, a partir de ser una pequeña bola. Cuanto más grande hagáis las bolas más grandes os van a salir las galletas y más separación entre ellas tenéis que dejar. Yo las he hecho pequeñas y me han salido un total de 18 galletas. Cuando el horno alcance los 180º metemos las galletas y las dejamos unos 15 minutos. No conviene dejarlas mucho más porque han de quedar más bien blancas. A veces parece que quedan algo blandas, pero al enfriarse toman consistencia. Si las dejáis dorarse mucho pueden quedar duras. 
Así era la masa:

¡Y así quedaron!



Bueno, quiero que las hagáis y me contéis vuestras experiencias. La receta, que me pasó Yuki, está reinterpretada, a mejor según mis gustos, a partir de la que encontraréis en el siguiente blog. ¡Blog muy recomendable porque es estupendo!

¡Buen provecho!

¡Ah, se me olvidaba! Próximamente compartiremos con vosotros nuestras experiencias en un curso de cupcakes que Yuki y yo hicimos la semana pasada y os contaremos cómo hacer las magdalenas que llevamos nosotros al curso. ¡¡Os vais a chupar los dedos!!

jueves, 9 de agosto de 2012

Granizado o Fantabulado de limón.






¡Buenas Cocinillas!


¿Qué tal está yendo el veranito? Espero que muchos de vosotros ya estéis de vacaciones. El otro día hice este granizado para llevarlo al cumpleaños de una amiga que de hecho es una de nuestras pinches. La verdad es que al final más que granizado tomamos limonada pero eso sí, muy rica y refrescante. Si tenéis una nevera portátil podéis llevaros un par de botellitas de granizado a cualquier sitio y disfrutarlo donde apriete más el calor.




INGREDIENTES:

  • 3 limones
  • 750 ml de agua que equivale a 3 vasos normales.
  • 200 gr de azúcar. Podéis sustituirlo por edulcorantes pero tenéis que tener en cuenta que normalmente los edulcorantes endulzan más que el azúcar.
  • Una rama de canela. Podéis probar también con unas hojas de hierbabuena, menta o cualquier hierba o especia que quede bien con el limón.  
PREPARACIÓN:

  • Lavar los limones y rallar la cáscara con cuidado de no rallar la parte blanca porque da un sabor agrio.
  • Exprimir los limones. Para conseguir un litro de granizado os tiene que dar un poco menos de un vaso normal, como unas 3/4 partes del vaso.
  • Poner a cocer todos los ingredientes. Una vez que llegan a hervir dejad la olla durante unos 5 o siete minutos a fuego medio. Cuando haya transcurrido este tiempo apartar del fuego y dejarlo enfriar unos minutos. Si utilizáis edulcorantes no los pongáis a cocer con el resto de ingredientes, se añadirán luego.
  • Verter el caldo en un recipiente que quepa en el congelador. Utiliza un colador para quitar la ralladura y la canela. Si habéis decidido utilizar algún edulcorante lo echáis y lo mezcláis bien. 
  • Para conseguir la textura del granizado podéis dejar el recipiente durante una hora (más bien una hora y media) en el congelador, sacarlo, batirlo y volver a meterlo en el congelador durante otra hora para repetir los mismos pasos. unas tres veces o también podéis dejarlo en el congelador durante unas 3 o 4 horas y después utilizar un punzón de hielo o un tenedor. 

Con estas cantidades sale más o menos un litro de granizado. Como ya sabéis podéis variarlas en función de vuestros gustos y de la cantidad que queráis obtener. Lo bueno de esta receta es que es muy sencillita, rica y fresquita. Además siempre podéis sustituir el limón por cualquier otra fruta, en este sentido todos los cítricos pegan bastante para granizados. Y ahora a disfrutar de agosto que cuando nos queramos dar cuenta ya estamos en otoño otra vez.




¡Buen provecho!


PD: Lo de Fantabulado de limón es en honor de una amiga que está "fantabulada" con el blog XD. Por cierto esta amiga también tiene un par de blogs, pero de literatura, aquí os dejo sus direcciones. También es una de nuestras seguidoras así que la tenéis en nuestra barra lateral.

http://versosparabibliofagos.blogspot.com.es/

domingo, 5 de agosto de 2012

Ensalada César

¡Hola, cocinillas!
Hoy os traigo una receta tan súmamente fácil, rica y apropiada para el verano que os quiero a todos probándola. Se trata de una célebre ensalada César; tan sencilla de hacer como económica, aunque en los restaurantes frecuentemente la cobran a precios desorbitados. Os gustará mucho y no pasaréis demasiado tiempo en la cocina; en 5-10 minutos estará lista del todo.
Lo bueno de las ensaladas, como otras muchas recetas, es que sobre una base de ingredientes básicos podemos ir enriqueciéndola con otros complementarios que casan a la perfección.

INGREDIENTES:

  • Una lechuga.
  • Pan tostado en cuadraditos, o bien trocitos de pan frito. Personalmente recomiendo el pan de ajo tostado.
  • Filetes de pechuga de pollo.
  • Bote de salsa César. (De cualquier marca que vendan en cualquier supermercado).
  • Cucharadita de aceite de oliva y pizca de sal.

ELABORACIÓN:

  • Lavamos las hojas de lechuga, las escurrimos bien y las troceamos. 
  • Ponemos a calentar una sartén con una cucharadita de aceite de oliva y cocinamos en ella los filetes de pechuga de pollo a la plancha, sazonamos con una pizca de sal. Cuando estén hechos los dejamos enfriar y cortamos los filetes en trozos pequeños. Es muy útil servirse de unas tijeras para ello.
  • En un bol echamos la lechuga, los trozos de pollo y los cuadraditos de pan tostado. En las tiendas suelen vender ya los cuadrados pequeños de pan tostado, con y sin sabor a ajo, para elaborar recetas como esta, pero si no lo encontáis, podéis usar picatostes de pan tostado partiéndolos más pequeños, o bien freir pan que tengáis por casa cortándolo en cuadrados y ahorraros así el comprarlo.
  • Una vez que tenemos estos tres ingredientes en el bol, lo regamos con el bote de ensalada césar siendo generosos y removemos para que la salsa se reparta bien.
Las cantidades van un poco a vuestro gusto, pero os recomiendo que, siendo la lechuga la protagonista, no seáis rácanos con el pollo ni con los picatostes. 

Si queréis enriquecer esta receta, un queso partido en tacos, unas aceitunas negras o unas anchoas pueden complementar esta ensalada, cuya salsa en origen participaba de estos ingredientes o sus derivados (el aceite en caso de las aceitunas). En mi caso, prefiero la receta en sus términos más simples. ¡Y hale hop!:


¡Buen provecho!